Victoria se compromete con todos, sin distinción alguna, hasta el fin:

Con  sus compañeros, con sus alumnas y familias, con las adultas, con el Anyuntamiento, con la Parroquia, con las personas que se acercan a ella..........

Presenta a alguna de sus niñas  a becas del Ayuntamiento, para que pudieran ir a estudiar a Córdoba.

             Organiza fiestas, representaciones teatrales y escribe crónicas en el periódico, contando  las fiestas de los niñas.

Compra “alpargatas” para las que iban descalzas y comprar  babis  para las niñas y piezas de tela para hacer ropa interior a las que no tenían, ........

 

Es nombrada por unanimidad Presidenta del Consejo Local de Hornachuelos para la Enseñanza Primaria, en 1935, donde defiende enérgicamente a sus compañeros de profesión, y solicita cambios de local y mejoras para las escuelas, suavizando tensiones, cediendo a veces y siendo firme, en otras.

Colabora en la Catequesis de la Parroquia.  
Fomenta las fiestas patronales de  Nuestra Señora de los Ángeles y  San Abundio. 
Da clase a las adultas

Francisco Camacho, vocal del Consejo de Enseñanza dice de ella:

“fue una excelente maestra; los que éramos amantes de la cultura no teníamos más remedio que quererla. Era una mujer con espíritu, dedicada totalmente a la Iglesia y a la Escuela. ..Sus obras de caridad eran constantes: no había pobre que se le acercara que ella no le atendiera con largueza”.